En algún lugar de tus recuerdos…

A veces existo y a veces no. Aparezco y desaparezco. Soy un instante fugaz en la inmensidad de tus recuerdos, una pequeña chispa de luz que a veces se enciende y se apaga en el oscuro sinfín de tu memoria. Te miro, me miras confuso, con la mirada vacía, hace ya algún tiempo que empezaste a dejarnos. Me preguntas: ¿Quién eres? Y entonces una enorme tristeza se apodera de mí, mis ojos se humedecen, no soportan tanta pena y dejan caer gélidas lágrimas sobre mis sonrojadas mejillas, lágrimas que contienen tantas emociones y sentimientos guardados… destinadas a desvanecerse en un abismo. Lágrimas que brotan desde mi alma rota a pedazos desde que poco a poco te fuiste marchitando, alejándote, dejando de ser tú. Me sigues mirando extrañado, me acerco a besarte una mejilla, me apartas asustado, no me conoces, para ti soy alguien ajeno, me vuelves a preguntar: ¿Quién eres? Soy tu nieta, la niña de tus ojos, a la que llevabas de pequeña a las colchonetas de la feria, a la que le comprabas churros con chocolate para desayunar, a la que calmabas cuando me desvelaba en mitad de la noche cuando tenía pesadillas, aquella niña que se escondía aterrada entre el edredón de tu cama cuando escuchaba de madrugada los aullidos de los lobos en el pueblo, la niña a la que protegías como si fuera un tesoro. Al parecer ya no pertenezco a tus recuerdos, fui un instante y luego desaparecí. Poco a poco has ido dejando de ser dueño de ti mismo, la enfermedad ha secuestrado tus recuerdos más recientes, dejándote anclado en épocas de tu vida  en las que yo aún no existía, dejándote anclado en tu juventud. Poco a poco te has ido ausentado, ya no puedo encontrarte en tu mirada, para mí también eres alguien desconocido, tu ser se ha ido desvaneciendo entre la inmensidad, pocas veces puedo volver a encontrarte, pero solo por poco tiempo, ya que en cuestión de segundos vuelves a disiparte. Y es que lo peor de todo no es el saber que el tiempo se nos echa encima y que acabarás apagándote en cualquier momento, lo peor es tenerte presente, tener tu cuerpo sentado en la silla, sabiendo que tú ya no estás y que jamás volverás, algo que me retuerce las entrañas, siento impotencia y rabia, emociones que hacen llorar a la parte de mi alma que no te llevaste con tus recuerdos.

Espero al menos que me tengas guardada en algún lugar remoto de tus recuerdos, algún lugar en el que el alzhéimer no haya sido capaz de llegar, algún lugar recóndito fuera del alcance de este mal. Te quiero abuelo.

“Mientras unos luchan por olvidar, otros luchan por recordar”

Anuncios

Enfermeras/os VS Médicos

Querido lector, en esta nueva entrada explicaré algo que me fastidia bastante. Seguramente si estudias enfermería puede que te hayan sucedido cosas similares a las que explicaré a continuación o no.

Desde que inicié mis estudios de enfermería, los profesores nos han intentado inculcar la figura de la enfermera/o como la del profesional del ámbito sanitario más humano, la que se encarga en todo momento de los pacientes, en fin la que se encarga de todo; nos muestran a la figura de la enfermera/o como una HEROÍNA/HÉROE. Clase tras clase varios profesores que tengo, por no decir la mayoría, dedican parte de su tiempo a intoxicar a los alumnos mostrándonos a la figura del médico como un ser frío, poco humano, que solo trata enfermedades y no a personas; me parece algo muy sucio por parte de nuestros profesores.

Un día en clase teníamos que valorar en grupos un diálogo entre médico-paciente, en el diálogo el médico trataba bastante mal al paciente, dejando mucho que desear, éste era apático, no se esforzaba por entender al paciente, no lo escuchaba, se dirigía a él de una manera muy directa y agresiva, en fin, ERA UN DIÁLOGO SURREALISTA, y digo esto porque esa imagen del médico no es REAL, es cierto que habrán algunos que no son del todo correctos en según qué situaciones, pero hombre, que en una Universidad te muestren a la figura del médico de esta manera, es algo que considero bastante grave e intolerable, a mi parecer. Ni los médicos son unos seres fríos y antipáticos, ni las enfermeras/os son las personas más humanas y empáticas que existen en el ámbito sanitario, ¡VAMOS A SITUARNOS! No se puede meter en el mismo saco a todos los profesionales, hay médicos bordes, enfermeras majas, médicos vocacionales, otros que no, enfermeras amargadas y antipáticas… Pero es una nimiedad. Seguro que todos nosotros hemos tenido alguna experiencia desagradable con algún profesional sanitario, pero no por eso se debe de creer que todos son iguales.

Otra cosa que me cabrea bastante, es escuchar a mis profesoras decir que el médico nunca aparece por planta y que por tanto deja con toda la faena a la enfermera, VAMOS A VER, al igual que nosotras/os como enfermeras/os tenemos a 20 pacientes a cargo, a los que hacerles las curas, administrarles la medicación etc. Nuestros compañeros los médicos, también tienen a tropecientos mil pacientes a su cargo y están igual que nosotras/os hasta arriba de faena, es muy feo echar piedras sobre nuestros compañeros con frases de ese tipo, porque al fin y al cabo son compañeros nuestros y somos un EQUIPO que debe de llevarse bien para proporcionarle lo mejor a nuestros pacientes, porque lo importante es el PACIENTE al que tenemos que cuidar, no lo olvidemos nunca. Con frases como las anteriores fomentamos el “MAL ROLLO” entre los diferentes profesionales, y los que salen perjudicados de ese mal rollo acaban siendo los pacientes.

Cada profesional tiene sus competencias en el ámbito sanitario, cada uno tiene sus roles, y no hay profesional menos importante que otro, TODOS son necesarios y TODOS llevan a cabo intensas faenas para proporcionarle lo mejor a aquellas personas que se encuentran en su estado más vulnerable. Por eso me duele y decepciona escuchar como personal de enfermería se esfuerza por inculcar a jóvenes estudiantes de enfermería, una imagen surrealista de nuestros compañeros los MÉDICOS, de esta manera lo único que se consigue es fomentar malas relaciones entre los facultativos, además de favorecer que la estructura sanitaria jerárquica siga creando raíces.

Querido lector, acabo esta nueva entrada, haciéndote saber que actualmente estoy muy decepcionada con el sistema pedagógico y la visión que nos dan de la medicina al menos en mi Universidad, ¿es así como pretenden formar enfermeros? ¿Saboteando la imagen de otro profesional sanitario? Realmente triste.

“Ir juntos es comenzar, mantenerse juntos es progresar y trabajar juntos es triunfar” – Espíritu de equipo